Desde el nido del gorrión te doy la bienvenida a mi mundo, un mundo que está hecho para compartirlo con todos ustedes. Si te gusta te invito a quedarte, y si no pues igual me dio gusto saber que pasaste por aquí. Besos del gorrión

Cantan junto al gorrión

Escucha al gorrión

sábado, 14 de mayo de 2011

La Culpa


La culpa me corroe, me carcome,
me hiela la sangre y me entume el corazón,
me abarata el alma, y me arranca la paz,
me come a pedacitos, me aviva el dolor,
me roe las entrañas, me desgarra el pensamiento.
La culpa me envenena, me seca la esperanza,
me esconde la alegría y me descubre la vergüenza,
me ahoga la razón, y me desinfla el futuro,
me asesina el amor y deja libre el dolor.

7 comentarios:

RELTIH dijo...

MUY COHERENTE TU PLANTEAMIENTO. ME GUSTA LA FUERZA QUE IMPRIMES A TUS VERSOS.
BESOS

Cristofer dijo...

Muy buen y bien escrito.

Y es que es exactamente, como nos sentimos la mayoría con ese peso que solo quita la verdad, aceptación la resignación y el tiempo.

No se olvida, pero se aprende a vivir con ello, así como con la muerte.

Saludos
Cristofer.

Cristofer dijo...

Muy buen y bien escrito.

Y es que es exactamente, como nos sentimos la mayoría con ese peso que solo quita la verdad, aceptación la resignación y el tiempo.

No se olvida, pero se aprende a vivir con ello, así como con la muerte.

Saludos
Cristofer.

Michel Martínez Deb dijo...

increible entrada .... la culpa ..no come cuando somos culpables .... mis culpas las llevo aun a cuestas .... lamentablemente ...Michel

www.micheldeb.tk

www.lamalapoesia.tk

Edu dijo...

PAra la culpa esta el perdón.
Saludos, Edu

Veranie * dijo...

La culpa no es otra cosa que la conciencia que nos martilla , y no nos deja estar en paz.
Vale la pena preguntarnos si realmente actuamos mal y que tanta culpa tenemos o si sólo me victimizo y cargo a cuestas el peso de lo que no me toca del todo?


Saludos Alma, un placer leer tu esencia*

Delia (Maitri) dijo...

Mi querida, seguramente Dios no te culpa. Son los hombres y ante ellos, sólo queda ser vos siempre, más allá de su opinión.

Un abrazo que te envuelve en ternura.