Desde el nido del gorrión te doy la bienvenida a mi mundo, un mundo que está hecho para compartirlo con todos ustedes. Si te gusta te invito a quedarte, y si no pues igual me dio gusto saber que pasaste por aquí. Besos del gorrión

Cantan junto al gorrión

Escucha al gorrión

jueves, 4 de agosto de 2011

Seres de Luz

Yo también fui un ser de luz
que revoloteaba libre por la vida,  
que comía con las manos  y reía con el alma,
que pisaba los charquitos que dejaba la lluvia,
que ponía moños de colores en sus mechones,
y se chupaba los dedos con sabor a miel.
Yo también fui un ser de luz,
que  pintaba nubecillas blancas en el cielo,
y estrellas doradas en mi alma de niña,
que perseguía  mariposas  azules
y moría por algodones de azúcar.
Yo también me subí  a un columpio,
que me llevó hacia más allá del cielo, 
que me hizo despintar el arcoiris,
y pellizcar la luna en cuarto menguante.
Yo también me subí  a un columpio
pero una vez que me bajé de él,
dejé de ser un ángel de luz…

15 comentarios:

Pluma Roja dijo...

¿Cuando se deja de ser niño se deja de ser ángel de luz? Puedes continuar siendo un ángel de luz cuando crees que la eternidad está en el presente.

Muchos besos.

RELTIH dijo...

LA INOCENCIA ES LAGO DIVINO. MUY BELLO ESCRITO.
BESOS

Marga® dijo...

No hay que perder nunca el SER de luz. Bello Poema. Marga con amor.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

La perplejidad de tus ojos, aún niños, mirando sombras amigas...Me gustaron tus versos...Volveré, antes de otoño...

STAROSTA dijo...

HOLA

Yo creo que a todos nos paso......Cuando empiezas a crecer empiezas a conocer ciertas cosas...entre ellas la mentira....y ahi se apaga esa luz que tu dices...lo importante es intentar volver a iluminar limpio....no emanar todo el resto de la vida luz mortecina...

MUY LINDO. FELICITACIONES

STAROSTA
(UN PRODUCTO DE TU IMAGINACION)

Núria dijo...

Seguro queda dentro de tí algo de esa niña que un día se bajó del columpio...
Se pierde la infancia, pero no a la niña que, simplemente, se ha transoformado. Yo, aún la encuentro cuando rebusco en mi interior.
Me atrapó tu poesía. Es realmente bonita.
Un abrazo,
Núria

Aka dijo...

Esas caídas del columpio nos embarran y apagan la luz, creo que a todos nos pasa. Pero también es posible volver a sentarse en el columpio y darle fuerte, impulsarse para volver a esos pedazos de cielo, y brillar así de nuevo.

un texto muy bello,
besos

Edu dijo...

Pero aun iluminas a la gente que te rodea, eso es lo importante.
Saludos, Edu

Michel Martínez Deb dijo...

La luz no se pierde, solo se esconde en los recovecos que nosotros y los demás nos crean ...ten la fuerza para encontrarla ..Michel

www.micheldeb.tk

www.lamalapoesia.tk

José Antonio del Pozo dijo...

es bonito cómo en el espacio de tu poesías enarbolas el yo que un día fuiste, lo rememoras y conmemoras, subiéndonos de paso a todos en el vaivén de tu columpiarte, en pos de esas margaritas azules que es como se llama el paraíso perdido, y aunque el final sea algo desengañado ya nos prendió por dentro la indagación de aquel ángel de luz. Mi enhorabuena: me gustó mucho.
Saludos blogueros

La sonrisa de Hiperión dijo...

Un placer haberme pasado de nuevo por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

Cristofer dijo...

Si, yo creo que la luz se pierde. se apaga con el paso de los años y la certeza de que somo adultos, de que los ires y venires no nos dejan descanso para esa pequeña lucesita.

Saludos.
Cristofer.

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Me gusta, me gusta...

anika dijo...

bello, muy bello.... me dejas sin palabras

Nicole Cruzat dijo...

Qué hermosa descripción de lo que nunca debemos dejar de ser!

Saludos,

Poesía Azul